Barraca Peña: “Pieza fundamental” del desarrollo territorial y saneamiento del Riachuelo

Barraca Peña: “Pieza fundamental” del desarrollo territorial y saneamiento del Riachuelo

La puesta en valor de la Barraca Peña, histórico edificio de La Boca a donde prevén mudar la sede de la Acumar, es una “pieza fundamental” para la recuperación de la cuenca Matanza-Riachuelo, afirmó el arquitecto Martín Renom, integrante del consejo directivo del organismo encargado de sanear el área.
“Más allá de dejar de intoxicar nuestras aguas, necesitamos un plan estratégico que abarque la resolución de los asentamientos, la contaminación industrial y la falta de infraestructura de servicios pluviales y cloacales”, dijo Renom a Télam.
Hoy la Legislatura porteña tratará en segunda lectura la ley que fija el plan de recuperación de la Barraca Peña, que ya tiene una primera sanción, antes de su aprobación definitiva.
La remodelación del edificio de Pedro de Mendoza al 3000 “es un puntapié esencial” para “reconquistar un territorio abandonado e impulsar la zona con la llegada de las oficinas”, a las que concurrirán a diario 400 trabajadores, “en un espacio clave” para que la sociedad realice sus reclamos acerca de las problemáticas de la Cuenca, señaló Renom.
Desde principios de los años 90 el Estado nacional procura frenar la contaminación de la Cuenca, que comparten catorce municipios bonaerenses y la ciudad de Buenos Aires y es uno de los problemas ambientales de mayor impacto en el país.
En 2008 el Congreso Nacional sancionó la Ley 26.168 y creó la Autoridad de la Cuenca Matanza-Riachuelo (Acumar), un ente de derecho público interjurisdiccional encargado de las mejoras ambientales y de calidad de vida de millones de personas que habitan cerca de las riberas, a lo largo de unos 64 kilómetros.
“La única manera de ganar la madre de las batallas es planificando el territorio”, dijo a Télam el arquitecto e hizo hincapié en la necesidad de “ser integral” en todos los aspectos y niveles: “Ambientales, sociales, económicos y urbanos”, ya que “no es sólo cuestión de limpiar el Riachuelo”.
Tras ese objetivo, “Barraca Peña sería el inicio de una gran obra”: ubicada en el límite sudeste de la ciudad, es un inmueble clásico del siglo XIX, característico por haber sido un almacén de ramos generales, una estación ferroviaria y una conexión portuaria clave en la desembocadura del Río de la Plata.
Actualmente el conjunto edilicio se compone de un antiguo almacén, una vieja lanera y un galpón donde está enterrado y conservado un pecio, barco de unos 30 metros que data del siglo XVIII y fue hallado en 2008 durante una excavación en Puerto Madero.
Entre las propuestas para la activación del lugar, la Acumar se propone desarrollar un edificio de 4.400 metros cuadrados, renovar otras dos estructuras y crear una plaza en torno al casco de la antigua embarcación, un museo y un centro de interpretación de la Cuenca.
La impronta de llevar un edificio público a la zona de La Boca, junto con la reactivación del llamado “barrio chino” detrás de la barraca y la puesta en valor del paseo costero -del que ya culminó la primera etapa-, “convertirá al lugar en un espacio de atracción los siete días de la semana”, describió Renom.
Una vez finalizado el proceso legislativo, la obra “podría comenzar a durante los meses de mayo o junio”, estimó, con un tiempo de avance que permitiría que a fin de 2019 la Acumar tenga listas las oficinas en la Barraca Peña.
Como parte del propósito de transformación, Argentina participó en febrero de este año en Kuala Lumpur, Malasia, del Foro Urbano Mundial, principal cumbre internacional sobre desarrollo de los territorios, donde presentó el Plan Estratégico de la Cuenca Matanza Riachuelo.
El proyecto apunta a generar “lazos de integración”, un eje de desarrollo entre las zonas que forman parte de la Cuenca Matanza Riachuelo.
“Queremos imponer una nueva agenda urbana para que el territorio esté alineado dentro de una misma teoría, más allá de las situaciones normativas ambientales de cada municipio”, explicó Renom.
Esa tarea, señaló, “va más allá de la limpieza de la Cuenca: hay que planificar, coordinar con los municipios, trabajar en conjunto para el desarrollo del territorio ya que esta forma se lograrán las obras, el crecimiento y la infraestructura necesaria”.
“Hay una tendencia mundial de mixtura urbana, y allí nos enfocamos para así regenerar no sólo el tejido urbano -expuso- sino el también el productivo”.
Para la Acumar, lo que “tiene este proyecto de interesante y significativo es que la puesta en valor de Barraca Peña sea el arranque de una mega obra que involucra a toda la cuenca” del riachuelo, precisó Renom.