Magario candidata testimonial a concejal

Magario candidata testimonial a concejal

Que significa
A raíz de una carta de lectores que publicamos la semana pasada varios lectores nos han preguntado acerca de las candidaturas testimoniales.
Cuando se trata de discutir y analizar un terminología política determinada hay que ser lo más preciso posible y sobre todo procurar dejar de lado ideologías externas.
Una “candidatura testimonial” es por naturaleza una candidatura política realizada con un personaje político en función, que no asumirá el nuevo cargo para el que fue postulado en caso de que resultara ganador, ya que su (pretendida) nueva función es en realidad la de apoyar con su testimonio al partido político elegido y no asumir el nuevo puesto oficial, sino por el contrario, preservar el anterior.
En nuestro caso Magario dice que va de concejal pero quedará de Intendente.
El término no es una creación del think tank kirchnerista ni de los medios periodísticos como se cree.
Se trata de una frase acuñada hace años y de uso nacional e internacional .
Una candidatura testimonial no respeta las leyes argentinas, ni la Constitución y mucho menos el Pacto de San José de Costa Rica.
¿Se puede hablar entonces de fraude electoral?
Teóricamente el votante es avisado de que la lista/boleta que tiene en la mano tiene nombres de fantasía y que los que realmente ocuparán el cargo son los suplentes.
Pero, ¿qué parte de la población está realmente informada? ¿O acaso existe un sector del electorado que ignora esta movimiento que, cual enroque en el ajedrez, moverá varias piezas a la vez?
El país tiene una nueva costumbre, tener por candidatos de gobierno a personajes que jamás asumirán sino que figuran a modo de simbología ideológica. Este uso y costumbre del sistema eleccionario pasa años, décadas y termina convirtiéndose en norma. Y la ley se concreta, pensaría Montesquieu. ¿Qué sucedería pues si elección tras elección votáramos a símbolos (personas-emblema) y no a candidatos reales y prácticamente desconocidos? ¿Es eso ejercició de la política? ¿Eso es civismo? ¿O es manipulación? ¿Eso también sería una República?
Lo de Magario es más grave de lo que se piensa.