El Obispo de San Justo dolido por los votos de los diputados nacionales de La Matanza

El Obispo de San Justo dolido por los votos de los diputados nacionales de La Matanza


Monseñor Eduardo García dijo sentir “tristeza y dolor” por la aprobación en Diputados y disparó contra quienes “no se hicieron cargo de sus opciones, que llevaban la voz de sus distritos”. “Se han sacado las caretas, cambiando de opinión por votos futuros”, recriminó.

“Es un día histórico que nos duele a todos los hombres de buena voluntad que luchamos por la vida. Es una nueva batalla que pierde nuestra Patria, dejando avanzar a la muerte. Busquemos por donde busquemos, el aborto es muerte; se condena a la pena de muerte a quien no puede defenderse”, argumentó la máxima autoridad del Obispado de San Justo, Eduardo García.

El pontífice puntualizó su rechazo en “los mecanismos a través de los que se llega” a la media sanción. “Muchos se han sacado las caretas y han quedado al descubierto, cambiando de opinión como de zapatos por beneficios cortoplacistas, por votos futuros”, planteó.

“Muchos se han sacado las caretas y han quedado al descubierto, cambiando de opinión como de zapatos por beneficios cortoplacistas, por votos futuros”, criticó el obispo García..

Y continuó: “Se disfrazan de solidarios ante situaciones de injusticia, conmoviéndose por los embarazos no deseados, mientras no se les mueve un pelo por la vida nacida, abandonada y estropeada por el paco; es claro que muchos se financian con esas muertes ‘tampoco deseadas’”.

Seguidamente, hizo hincapié en los representantes distritales, al recriminar “la desvergüenza para no hacerse cargo de sus opciones, que llevaban la voz de la Iglesia y de los industriales de sus distritos”. “¡Qué patéticos!”, lanzó. En representación de La Matanza, Fernando Espinoza, María Isabel Guerin, Mirta Tundis, Fernando Asencio, Romina del Plá y Nathalia González Seligra brindaron su aquiescencia para girar el proyecto al Senado.

Luego, las críticas giraron hacia las más altas esferas gubernamentales por “finalizar el supuesto debate que nos debíamos los argentinos la noche anterior al mundial de fútbol, como pasó con otros mundiales que fueron una cortina de humo”.

En esa línea, reclamó que se priorice “el cumplimiento de las propuestas para las cuales les fue conferido el poder a los que ejercen la función pública para que no saquen de la galera temas que nunca les contaron a sus votantes y que hacen más doloroso el presente de una Argentina que, una vez más, parece derrumbarse”.

“Es un día histórico para todos aquellos que creemos que toda vida vale y que, por lo tanto, acompañar esta propuesta de ley significa aceptar, sin más, la muerte. La grieta nos hace mal y nos obligaron a abrir una más. Nosotros creemos en la vida porque viene de las manos de Dios”, finalizó.

Fuente El 1 Digital